La hernia discal lumbar es el resultado de la degeneración y pérdida de las propiedades elásticas del disco intervertebral. Los discos son estructuras fibrosas a modo de cojines que existen entre cada dos vértebras y amortiguan las movimientos de la columna vertebral.

Identificación y descripción del procedimiento

El diagnóstico se realiza mediante la exploración clínica neurológica y se confirma con pruebas de imagen (TAC, resonancia magnética) y/o neurofisiológicas. El resultado de estas pruebas no es siempre seguro, pudiendo haber diferentes criterios en su interpretación.

¿Qué es una hernia discal lumbar?

La hernia discal lumbar es el resultado de la degeneración y pérdida de las propiedades elásticas del disco intervertebral. Los discos son estructuras fibrosas a modo de cojines que existen entre cada dos vértebras y amortiguan las movimientos de la columna vertebral. Diversas enfermedades o traumatismos, o simplemente la edad provocan que dichos discos pierdan su elasticidad y puedan fragmentarse. Cuanto todo o parte de este disco afectado se desplaza fuera de su lugar normal, puede comprimir estructuras nerviosas (raíces nerviosas, médula espinal) y provocar síntomas como dolor lumbar irradiado a miembros inferiores (ciática), sensación de acorchamiento, debilidad en las piernas o muy raras veces alteración en el control de la orina o las heces. La artrosis de las articulaciones entre las vértebras produce a veces los mismo o parecidos síntomas. En ocasiones un paciente tiene hernia de disco y artrosis. Objetivo del procedimiento y beneficios que se esperan alcanzar.

¿Cuándo está indicada la intervención?

Se indica la opción quirúrgica como medida terapéutica en función de las características personas del paciente, su evolución clínica, el resultado de las pruebas diagnósticas realizadas, sólo cuando han fracasado los tratamientos conservadores (reposo, medicinas, rehabilitación, cambio de actividad si es posible, etc.), o el compromiso neurológico sea muy severo, independientemente del dolor que se padezca. En la mayor parte de los casos la intención de la cirugía es curativa. No obstante, en ocasiones sólo se pretende estabilizar los síntomas y paliar en lo posible el dolor. Paciente intervenidos una vez, pueden requerir en el futuro nuevas intervenciones dirigidas al mismo o a otros niveles de la columna vertebral.

Contacta con nosotros

EQUIPO DE LA TORRE
Dr. Manuel J. de la Torre Gutiérrez

Jefe del Servicio de Neurocirugía
HOSPITAL RUBER EQUIPO DE LA TORRE

  • Maldonado 38, 28006 Madrid
  • Juan Bravo 39, 28006 Madrid

CONSULTAS Y CITAS

DÓNDE ESTAMOS